27
Sat, Nov

La resurrección de Cristo en Juchitán | Cabaani “Señor”

Arte & Cultura
Typography

El Sábado Santo, antes conocido como Sábado de Gloria, es el tercer día del Triduo Pascual, es día de reflexión y silencio, de preparación para la celebración de la Vigilia Pascual. Para los cristianos, este día termina la Semana Santa.

Hasta hace algunos años, en Juchitán, la historia registra que se conmemoraba la Resurrección de Cristo el Sábado de Gloria con una costumbre que se asemeja a las llamadas “Cuereras” que se practican en otras regiones del país, donde se flagelan a los “Judíos” con cuerda de ixtle; aquí, bajo la frase zapoteca “Cabaani Señor”, Resurrección del Señor, se fustigaban las piernas de los niños con ramas frescas y se les estiraba, jalándoles los brazos, las piernas y las orejas, con la creencia de que así crecerían físicamente.

También se azotaban y podaban los árboles y plantas para su mejor crecimiento; y se efectuaban tareas comunitarias de limpieza y desazolve de los pozos norias domésticos a fin de purificar el vital líquido y aumentar su gasto. En tanto se limpiaban los pozos a cielo abierto, los niños aprovechaban para bañarse.

Los baños en los pozos domésticos se fueron sustituyendo por baños intempestivos con cubetadas de agua, que lo mismo era en la calle y en los patios caseros, quizá en alusión a las costumbres de la edad media del baño colectivo para purificarse; recuérdese que estaba prohibido el baño el viernes santo. Esta práctica, aunque ha sido penada por las autoridades civiles, se continúa realizando en parte de la ciudad.

Era tradicional que las familias juchitecas acudieran, los sábados de Gloria, a los balnearios de la región, como los ojos de agua de Santiago Laollaga y Magdalena Tlacotepec, así como a la Punta de agua de la Colonia Álvaro Obregón y a la Playa San Vicente. Es que, a partir de la reforma litúrgica de la Semana Santa emitida por el Papa Pío XII en 1955, la Resurrección se celebraba en este día y se llamaba Sábado de Gloria porque la celebración de la Resurrección o Vigilia Pascual tenía lugar en la mañana del sábado, considerando que el Viernes Santo había sido día de ayuno y que no era necesario prolongarlo más tiempo.

Actualmente, a las ocho de la noche del Sábado de Gloria, se inician las procesiones con el Cirio Pascual en los 5 Decanatos Parroquiales de Juchitán de Zaragoza, Oax. Una de éstas, parte de la capilla del panteón Domingo de Ramos y finaliza en la parroquia de San Vicente Ferrer o Yu’du’ Ro’ para la celebración de la Vigilia Pascual en la media noche.

La Vigilia Pascual comprende tres partes: 1.- Celebración del Fuego Nuevo para anunciar la Resurrección del Señor Jesucristo y proceder a dar luz del espíritu santo a todos los presentes encendiendo sus velas con el Cirio Pascual; 2.- Liturgia de la Palabra, se acostumbra leer siete lecturas, empezando con la Creación hasta llegar a la Resurrección; y 3.- Liturgia Bautismal, que consiste en bendecir la pila bautismal y recitar la letanía de los santos. Termina con ello, la Liturgia Eucarística.