02
Thu, Dec

Anota Luis Cardoza y Aragón, en su breve y bello texto “Arte y crítica”: “¿Cómo se aprende a ver? ¿A mirar, a contemplar? Experiencia de toda la vida, con las creaciones de todas las épocas y de todas partes. Confrontación permanente con las más diversas tendencias”.

Estamos un poco más de la mitad de julio, si no viviéramos en las condiciones que hoy conducimos nuestra vida, pensaríamos con emoción que el próximo lunes sería la Guelaguetza; esta fiesta oaxaqueña que ofrece al mundo lo diverso de su cultura, lo profundo de sus raíces, la diversidad de nuestros climas, las diferentes lenguas indígenas de nuestras regiones; lo sencillo y natural de la fibra de la que estamos hecho.

De inicio debo contarles que soy un aficionado del cine, cuando fui niño aquí en Juchitán había dos cines: Lux y Juárez. El cine Lux estaba situado sobre la calle 5 de Septiembre sur, en la acera de lo que hoy es la tienda: Casa del Pueblo; propietarios Na Cástula Marcial y Ta Chico Bartolo- hoy abierto al público, bonita y surtida tienda de trajes regionales juchitecos, holanes y todo el ajuar para una mujer para una fiesta -. El otro cine ubicado en el centro sobre la avenida Juárez, de Josefina Arenas una juchiteca señora cuyo esposo fue dos veces presidente municipal de Juchitán, le llamaban Falo Saavedra.

Es un defecto humano que habita en el alma de toda persona, aunque cuando nos veamos en el espejo o estemos a solas nos digamos: ¡Yo...! No soy envidioso. La verdad es que: " no hay un alma donde no habite la envidia." - proverbio árabe -.

El 24 de junio es la fiesta de San Juan, es el nacimiento de Juan, el Bautista; aquel que cuando se hizo mayor bautizaba en el río Jordán cubierto parte de su cuerpo con una piel de camello y decía: “arrepiéntase pecadores; que ya viene al que yo no podré bautizar, viene el hijo de Dios que los bautizará con agua del espíritu Santo.

Debo contarles mis amigos mi interés de escribir este texto con el título de San Antonio; este mes de junio también se le llama en zapoteco, beu San Antonio. Un día siendo yo demasiado joven fui a dar a una fiesta de noche entre árboles, el alumbrado iluminaba las hojas de los árboles, era la Vela San Antonio que un día lejano se celebró en Cheguigo Norte.

El precio en zapoteco se dice así: quíya o quiháa, según él Vocabulario En Lengua Zapoteca de fray Juan de Córdova- así está escrito en este diccionario editado en 1578-. Y éste que consulto me lo regaló el estimado Contador Público de La Rosa diciéndome al entregármelo: no hay mejor mano para este libro.

Víni guénda- la gente -, considerando que todo ser humano tiene su guénda que vive o habita en ella o en él. Cuando fui niño oí, ante la pregunta quiénes construyeron la iglesia de San Vicente Ferrer?