02
Thu, Dec

Una muerte por COVID-19 o padecimiento renal

Istmo
Typography

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca (Cortamortaja) 27 de abril de 2020.- Fue cerca de las dos de la mañana de este día lunes, cuando los familiares de Jesús López Ruiz, habían sido notificados por los médicos de la clínica del ISSSTE de Santo Domingo Tehuantepec, que éste había fallecido, y presumiblemente había sido por causa del virus que ha cobrado miles de vidas en el mundo, el COVID-19.

Con lágrimas aun corriendo por sus mejíllas, la hija de Jesús López no lograba concebir lo que los médicos de la clínica en la que apenas hace 48 horas atrás su padre había sido internado para ser dializado, le decían; Y es que increíblemente y tras haber ingresado por un problema renal, los galenos señalaron que el hombre originario de la ciudad de Juchitán Oaxaca, había perdido la vida, a consecuencia del Coronavirus, situación que puso en jaque a los familiares, pues dijeron, en ningún momento, incluso ni cuando fue valorado en la clínica de Juchitán, presentó síntomas que mostrara la presencia del contagio.

“Mi padre llego a la clínica del ISSSTE para ser dializado, y por la madrugada los médicos me dicen que había fallecido, y se tenía que llevar a cabo el protocolo correspondiente de sanidad, pues la muerte había sido a causa del COVID-19, cosa que nos extrañó, pues nunca se le realizo ningún estudio o algo que se le pareciera, y todo el proceso fue rápido, tan rápido que nos dijeron que el cuerpo sería entregado a una funeraria, la cual se encargaría de trasladarlo hasta el panteón municipal “Domingo de Ramos” de manera directa, sin que realizara alguna actividad fúnebre”.

Por su puesto que todo este peregrinar para la familia de Jesús López, no culmino ahí, pues explicaron además que para que la clínica pudiese entregar el cuerpo, tuvieron que pagar una fuerte cantidad económica a la funeraria, la cual dijeron, rebasaba los veinte mil pesos, y esto debido a que argumentaban, que el costo era debido al proceso de preparación que el cuerpo requería, para su traslado y entrega.

Finalmente y luego de abandonar la clínica, el cuerpo de Jesús arribo al panteón municipal “Domingo de Ramos” de Juchitán, esto, cerca de las tres de la tarde, y aun con los fuertes rayos del sol, para ser sepultado, en una fosa que los mismos familiares habían abierto, y en el que los mismos familiares colocaron el féretro, con tan solo una mínima presencia de personas, los cuales, aun con el corazón destrozado por la perdida, se seguían preguntando qué es lo que había ocurrido.

Ahora Jesús López Ruiz, descansa por fin en paz, de todo dolor que traía consigo, Ahora Jesús goza de la vida eterna, y es solo él quien supo cuál fue en realidad, el mal que lo llevo a la tumba, sin embargo hasta este momento las autoridades sanitarias del ISSSTE de Tehuantepec aun no informan la verdadera causa de la muerte del juchiteco.