26
Thu, May

¿Representa Covid-19 el fin de las fiestas istmeñas?

Istmo
Typography

Tehuantepec, Oaxaca (Cortamortaja) 8 de julio del 2020.- Luego de más de 4 meses de haber aparecido en nuestro país la enfermedad del COVID-19, la vida cotidiana en el mundo entero parece haberse detenido en todas las implicaciones que conlleva.


La región del Istmo de Tehuantepec no fue la excepción y la vida como la conocíamos sufrió severos cambios en corto tiempo.
Una de las características más emblemáticas de la cultura istmeña son sus fiestas, velas y mayordomías.
Sin embargo, la alta mortandad de esta pandemia, muchas de las costumbres y tradiciones tuvieron que ser pospuestas y varias otras canceladas.
Muchas de estas tradiciones concentran grandes aglomeraciones ya sea de manera festiva o religiosa.
Los grandes bailes, mayordomías y velas no se realizaron desde el pasado mes de marzo, como medida preventiva en primer término y después por ser estrictamente sanitaria.
Algunas de estas tradiciones zapotecas no se habían interrumpido por más de cien años, estas actividades son el principal motor de la economía local.
Hoy en día, cientos de artesanos, y personas relacionadas con las fiestas; como músicos, cocineros, peinadores, bordadores, decoradores, etc. viven en la incertidumbre, pues su trabajo solo existe por las festividades tradicionales.
Los medios masivos, han informado que el orden mundial ha cambiado y el mundo no será el mismo, el quedarse en casa y el miedo a contraer el virus, ha afectado fuertemente la economía de los pueblos, y se vaticina que este caos internacional tardará aún mucho tiempo.
Muchas de las fiestas están a la espera de seguir maravillado al mundo con su colorido y esplendor.