30
Thu, Jun

Mujeres taxistas luchan contra el rechazo y el machismo en Salina Cruz

Istmo
Typography

Salina Cruz, Oaxaca (Cortamortaja) 18 de noviembre de 2021.- En los últimos meses, el número de mujeres que se adhieren a alguna organización de taxis como choferes ha ido en aumento y esto según dijeron, es ante la falta de ingresos en sus hogares y la escasez de trabajo debido a los estragos que ha dejado la pandemia con los empresarios, que tienen miedo a contratar personal y no poder cubrir la nómina.

Francisca Gómez es una de estas mujeres luchadoras que desde hace año y medio, para llevar el pan a su hogar se ha dedicado a trabajar como taxista y lo hace desde las cuatro y media de la mañana, pidiendo a Dios tener un excelente día, sin contratiempos y con suficientes clientes que le permitan reunir la cuota del patrón y unos cuantos pesos para lo que se necesite en casa.

No es la primera vez que una mujer se ponga al volante de un taxi en Salina Cruz, esto a ocurrido en diversos tiempos y a baja escala, sin embargo ante la falta de espacios laborales en los últimos años, el número de conductoras femeninas creció y ahora son cerca de 15 mujeres las que se aventuran a brindar el servicio recorriendo la ciudad y en algunas ocasiones visitando otros municipios.

Aunque cada vez son más las mujeres que se están atreviendo a trabajar como taxistas, a la sociedad aún le está costando trabajo aceptar que sea una de ellas la que le ofrezca el servicio y traslade a algún punto en especial. Pareciera dice, que esa cultura de que únicamente sean hombres los que puedan ejercer este noble oficio, ha quedado estancada en las mentes de las personas y eso está muy mal, señala.

Algunas conductoras indicaron que han sido víctimas de rechazo al momento de prestar el servicio, hay personas que al percatarse de que es una mujer la que viene al volante decide cancelar el viaje y prefiere esperar otra unidad pero que ésta sea conducido por un hombre.

Para las mujeres taxistas de esta ciudad, tener la oportunidad de estar trabajando es lo mejor que les ha pasado, según expresaron. Están conscientes que los señalamientos y rechazos no se acabarán, sin embargo finalizaron, que con la bendición de Dios, un bocado de pan no faltará a sus familias.